¿A dónde van los residuos hospitalarios?

El Complejo hospitalario se suma a las iniciativas que buscan minimizar los impactos al ambiente al contar con un sistema de gestión para los residuos hospitalarios que permiten velar por la salud de sus pacientes y contribuir con el cuidado de su entorno.

Sistema de residuos hospitalarios

Los residuos hospitalarios son los restos generados a consecuencia de la atención asistencial o administrativa que reciben los pacientes en el hospital o policlínico. El sistema de gestión de residuos consiste en organizar los desechos desde su origen de manera que puedan ser derivados a puntos estratégicos donde son “trasformados o eliminados”. El sistema de residuos hospitalarios que implementa el Complejo Hospitalario, se denomina “Segregación en el punto de generación”.

Los residuos son segmentados y divididos según el material de origen para su adecuada distribución y posterior descarte. Este sistema ayuda a conocer:

  • Los volúmenes de desechos generados en el Complejo Hospitalario.
  • Los tipos de residuos que se generan.
  • Las alternativas de minimización de desechos.
  • Las actividades para el manejo efectivo y responsable de los mismos.

Independientemente de las normas nacionales que exige Ministerio del Ambiente y de Salud, el sistema organiza y fortalece la salubridad en torno al paciente, la no contaminación de su ambiente y el control del peso por tipo de residuos de cada área.

Ventajas en la salud y la comunidad

“La realización de esa actividad, permite velar un ambiente saludable dentro y fuera de la Institución en pro de la salud de los pacientes y trabajadores. Además, cada tipo de residuos correctamente segregado tiene un proceso diferenciado en el transporte y eliminación, esto contribuye a reducir los riesgos sanitarios a la salud y proteger el medio ambiente” menciona Katia Quispe, jefa de Servicios Hospitalarios del Complejo Hospitalario.

Está comprobado que la salud no solo depende de factores propio del organismo Humano, sino también del ambiente que nos rodea. Por ello es importante que el sistema de desechos esté controlado y su correcta gestión forme parte de las políticas de seguridad al paciente que ponemos en práctica en nuestro centro. Además, nos permite proyectar los gastos futuros y controlarlos para una mejor rentabilidad de la organización.

Katia también comenta: “Nosotros no solo estamos inmersos en proteger y conservar el medio ambiente (disminución de la explotación de los recursos naturales, espacios de relleno sanitario), si no en contribuir con la sociedad brindando una mejor calidad de vida a las familias de la Asociación de Recicladores, a quienes donamos los residuos que se pueden reciclar, y contribuyendo a una cultura social”.

Residuos hospitalarios

Existe tres tipos de residuos que van en contenedores de acuerdo a su clase establecida en la normativa vigente;

  • Clase A: residuos biocontaminados y especiales, se incluyen dentro de esta clase los residuos punzocortantes. Se trasladan a la planta de tratamiento y posteriormente al relleno sanitario autorizado por parte de una EPS-RS.
  • Clase B: residuos comunes. La municipalidad del sector es responsable de su traslado.
  • Clase C: residuos reciclables. El área de Servicios Generales realiza el registro y monitoreo de las cantidades que reingresarán a la industria para evitar la tala innecesaria y el ahorro en litros de agua, petróleo, electricidad, espacio de vertedero, toneladas métricas de CO2. Para ello, contamos con una alianza estratégica con la ONG Ciudad Saludable.

La gestión de los residuos es implementada en el Complejo Hospitalario, pues la permanencia en la gestión y administración permite plantear objetivos de mejora ambiental ambiciosos y escalables, que perduran y se traducen en una mejor gestión ambiental que acaba derivando también en el bienestar de nuestros pacientes.