Alergias y niños ¿Qué debo saber?

Cada día son más los niños afectados por alguna alergia. Las alergias son normalmente hereditarias aunque también pueden desarrollarse a causa de factores externos como la proteína de la leche de vaca. Aun así, podemos reducir el riesgo a que las desarrollen.

¿Qué son las alergias?

Las alergias las causa el propio cuerpo a manera de rechazo de algo que no les gusta. Ese elemento que no les gusta es conocido como alergeno y es aquello que desencadena la alergia respiratoria, ocular, dermatológica, digestiva, entre otras.

Alergias respiratorias

Los síntomas de congestión, estornudos, picor en la nariz o mocos muy líquidos no solo son síntomas del frío. ¡Puede tratarse de una alergia respiratoria! Y la causa principal son los ácaros, presentes en peluches, juguetes, sábanas, alfombras o en la ropa guardada por temporadas.

Los niños con este tipo de alergia pueden presentar broncoespasmos, que son manifestaciones muy parecidas al asma, que en la mayoría de casos desaparecen con el tiempo.

Alergia ocular

Se caracteriza por la inflamación, picazón, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos. Muchas de estas alergias son respuestas a los alérgenos presentes en el aire como el polvo, caspa animal, moho, humo y principalmente el polen.

Alergias dermatológicas

Estas suelen ser generadas por el jabón, champú o telas principalmente y se caracterizan por el escozor y enrojecimiento que genera en la piel.

En este caso, recomendamos usar jabones neutros que ayudan a la piel del bebé y evitarán reacciones debido a los componentes naturales que contiene.

También, cuando van incorporándose los alimentos a la dieta del bebé debemos tener mucha precaución porque estos pueden generar reacciones alérgicas en la piel.

Alergias digestivas

En los primeros seis meses de vida, es difícil que aparezcan, ya que la alimentación es exclusivamente de leche materna. Sin embargo, pueden surgir si el niño se ve en la necesidad de tomar leche de fórmula prematuramente.

Una de las alergias más comunes es por la proteína de la leche de vaca. Y puede detectarse por la presencia de vómitos, diarreas, cólicos, estreñimiento o gases.

Te recomendamos que luego de introducir un nuevo alimento en la dieta del bebé, observes si hay alguna reacción negativa, para poder identificar oportunamente una alergia.

Para ello hay un esquema de incorporación de alimentos en donde se recomienda incorporarlos paulatinamente, para observar que dichos alimentos no generen efectos secundarios en el niño.

 Recuerda que las alergias no tienen cura, pero pueden ser controladas si se identifica la causa que las genera.