¿Cómo evitar las infecciones estomacales?

Las infecciones estomacales son muy frecuentes en verano por las elevadas temperaturas. El calor acelera la descomposición de los alimentos que están a temperatura ambiente y las infecciones que desencadenan, como las diarreas, pueden deberse al hecho de comer alimentos en mal estado. También hay que tener en cuenta que en esta época hay más moscas, mosquitos y otros insectos que inoculan gérmenes en los alimentos en que se posan.

Una enfermedad infecciosa

Se define como diarrea a las heces líquidas o semilíquidas que se presentan en una frecuencia mayor a la habitual.

La causa más frecuente de diarrea son las infecciones ocasionadas por diversos organismos como son las bacterias, los virus, y los parásitos, la mayoría se transmiten por agua con contaminación fecal.

Las enfermedades diarreicas pueden también transmitirse de persona a persona, en particular en condiciones de higiene personal deficiente. Los alimentos elaborados o almacenados en condiciones antihigiénicas son otra causa principal. El almacenamiento y manipulación del agua doméstica en condiciones carentes de seguridad también es un factor de riesgo importante.

El principal síntoma es la DESHIDRATACION, la misma que se produce por la pérdida de líquidos y electrolitos por las heces. Debes consultar con un médico si presentas síntomas como: deshidratación, vómitos recurrentes, dolor abdominal, fiebre por más de 2 días.

El tratamiento para esta enfermedad tiene como objetivo evitar la deshidratación, beber líquidos en forma fraccionada es decir poco a poco durante el día. En los casos en que las diarreas sean muy frecuentes se debe tomar suero de rehidratación oral, este suero se absorbe en el intestino delgado y reponen el agua y los electrolitos perdidos en las heces.

Por otro lado, la alimentación debe ser habitual y según la tolerancia individual, en muchos casos las comidas deben ser fraccionadas en porciones menores durante varias veces el día. Evitar los alimentos con grasa, especialmente frituras, menestras, y todos aquellos que puedan producir fermentación con aumento de gases. Cuando la diarrea se detenga, el paciente podrá volver a su ritmo alimentario habitual.

¿Qué hacemos para prevenir?

Las medidas claves para prevenir las enfermedades diarreicas son las siguientes:

  • Practica de manera continua el correcto lavado de manos con agua y jabón.
  • Evita consumo de alimentos en locales no autorizados.
  • Lava los alimentos bien y refrigerarlos correctamente.
  • Mantén una higiene personal y alimentaria adecuada.
  • En los bebés, mantener una lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida.