Cuidados intensivos

Cuando el paciente llega al área de cuidados intensivos debe soportar el tratamiento que intentará salvarle la vida. Pero cuando se detecta su gravedad con anticipación, se evita que su situación se complique. En el Complejo hospitalario se busca estabilizar y mejorar al paciente antes de que la enfermedad empeore o el cuadro se vuelva mucho más crítico.

 UCI

El área de cuidados intensivos - UCI - es el lugar en donde se brindan cuidados de alta complejidad para los pacientes graves de otros servicios del hospital.

Para identificar la gravedad existen dos condiciones cuando el paciente está muriendo o cuando el paciente tiene un riesgo real o potencial de que pueda fallecer. Esa gravedad define la necesidad de que haya un ambiente en donde se pueda monitorear y controlar los órganos comprometidos del paciente y reciba cuidados especiales. El ratio médico-paciente se torna más exclusivo, cada médico y personal de enfermería tiene a cargo a menos pacientes en comparación al área de hospitalización o de la Unidad de Cuidados Intermedios – UCIN.

A diferencia de otros hospitales en Perú y de acuerdo a estándares de calidad internacionales, el servicio de UCI ofrece servicios anexos de apoyo, como:

  •  Farmacia.- el químico-farmacéutico (QF) en coordinación con el médico tratante hace un seguimiento sobre la idoneidad del uso de antibióticos en cada paciente de UCI. Sus funciones implican avisar al médico tratante sobre alguna interacción medicamentosa que pueda generar daño al paciente o que no sea tan efectivo al interactuar con otros medicamentos que se hayan recetado anteriormente. También indican si el paciente está recibiendo una alta/baja dosis de antibióticos que puedan dañar tratamientos posteriores.
  • Nutrición.- hace valoraciones y seguimientos nutricionales de todos los pacientes internados. En nuestro caso, los pacientes en UCI tienen más del 80% de metas nutricionales cubiertas al tercer día de hospitalización. Es un estándar mundial que conseguimos de manera continua gracias al monitoreo que se  realiza a cada paciente que puede estar en potencial riesgo nutricional. Si se detecta, se activa la alarma nutricional para corregir el problema.

Además brindas la alimentación personalizada a cada paciente según sus necesidades. Estos procesos ayudan a conseguir más del 80% de calorías programadas evitando infecciones, disminuyendo la mortalidad y el tiempo de estancia hospitalaria.

  • Terapia física y respiratoria.- es un apoyo para que el paciente logre eliminar y manejar sus secreciones por sí mismo. De esta forma se puede retirar el ventilador mecánico lo cual disminuye el riesgo a infecciones. Además, se apoya al médico tratante en la programación del ventilador mecánico.
  • Psicólogo.- Principalmente brinda apoyo a las familias, ya que la mayor parte del tiempo el paciente está imposibilitado de comunicarse.
  • Asistenta social.- Brinda apoyo para guiar a la familia en el proceso de duelo y aceptación de la condición del paciente.

La infraestructura del hospital es mucho más moderna que en otros centros. El equipamiento con el que se cuenta es de última tecnología. Al ser UCI un servicio de alta complejidad, cuanto mayor apoyo tecnológico se tenga, mayor será su capacidad de resolución.

 Apoyo de la familia

El rol del familiar es sumamente importante ya que son ellos quienes reciben la información sobre el paciente. El personal asistencial tiene la responsabilidad de brindar la información detallada, clara y entendible acerca de la condición del familiar. De esta forma se compromete la familia en su cuidado.

Asimismo, el contacto de un familiar, sobre todo en pacientes que se están recuperando, da un soporte que ayuda en su mejora. Si bien no se sabe hasta qué punto lo hace, el ver o escuchar una voz familiar tranquiliza al paciente y lo ayuda en su recuperación.

Una familia comprometida con el trabajo que se realiza en UCI, ayuda a brindar el soporte emocional que el paciente requiere.