Dona sangre, comparte VIDA

La sangre no se puede fabricar, la única forma de obtenerla es que una persona quiera ceder una cantidad de su sangre de manera voluntaria. Por ello, la donación de sangre es un acto solidario y altruista. La sangre es vital para mujeres o bebés que puedan presentar complicaciones durante el embarazo o parto, personas que han sufrido quemaduras, pacientes que sufren accidentes con pérdida importante de sangre, y también para aquellos que serán operados, tienen cáncer, recibirán trasplante de órganos o que son hemofílicos; es decir, con problemas de coagulación de la sangre.

Donación segura

En muchos casos, los mitos por desinformación alrededor de este acto voluntario terminan impidiendo que se realice. Entre los más comunes se pueden identificar: 

Mito: “Creo que me voy a debilitar”

  • Realidad: La cantidad de sangre extraída se repone en pocas horas, si tomas igual cantidad de líquido y reposas.

Mito: “Solo dono sangre en una emergencia”

  • Realidad: Emergencias ocurren a cada minuto, cada paciente que requiere una transfusión constituye una emergencia. Si no se dispone de sangre podría morir.

Mito: “Me pondré anémico y podría enfermarme”

  • Realidad: No te preocupes, antes de donar sangre pasas por un chequeo médico y exámenes parar descartar anemia.

Mito: “Me da miedo que me saquen sangre”

  • Realidad: Es común que las personas sientan temor a las agujas. Es un procedimiento sencillo y no doloroso.

Mito: “Podría contraer SIDA”

  • Realidad: Los donantes no contraerán SIDA, ni ninguna otra infección por el hecho de dar sangre. Todo el material utilizado en la recolección es estéril y descartable.

Sobre esto, la Organización Panamericana de la Salud - OPS - resalta que el riesgo de transmisión de COVID-19 a través de la transfusión de sangre es probablemente mínimo:“nunca se ha informado que los virus respiratorios se transmitan a través de sangre o los componentes sanguíneos, y hasta la fecha no ha habido informes de infección por COVID-19 en receptores de sangre”.

Requisitos para donar sangre

El requisito básico es tener entre 18 y 60 años, gozar de buena salud y tener un peso mínimo de 50 kilos. Los varones pueden donar cada tres meses, mientras que las mujeres cada cuatro.

La OPS indica que pueden donar personas sanas que no tienen síntomas similares a la gripe y que no han tenido contacto con un caso confirmado de COVID-19. Las personas que han estado enfermas, viajaron o tuvieron contacto con un caso de COVID-19 pueden donar un mes después del viaje, contacto o recuperación total.

En tiempos duros como los que estamos atravesando, nuestro lado más solidario debemos demostrar. Si cumples con los requisitos, es momento de ayudar a otros que necesitan de nosotros.