El compromiso con nuestros pacientes

Estamos preparados para afrontar el Estado de Emergencia Nacional y alerta sanitaria al contar con infraestructura en salud adecuada, procedimientos clínicos seguros, personal de salud/técnico capacitado y abastecimiento permanente.

Desde la aparición de los primeros casos de COVID-19 en el Perú, activamos el Código ESPII – aplica flujos, procedimientos y atención diferenciada- para prevenir la propagación de enfermedades infectocontagiosas. Gracias a la práctica previa de este Plan de Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional (ESPII), hemos podido romper con la cadena de transmisión del COVID-19 en nuestro centro.

La respuesta rápida del servicio de Emergencia ha ayudado a controlar y detectar de manera temprana posibles pacientes contagiados. Debido al triaje respiratorio diferenciado implementado en los ingresos de los hospitales, se pueden identificar pacientes con sintomatología respiratoria, los cuales son dirigidos a un área de aislamiento temprano para que reciban atención preferencial por el personal especializado. Gracias a esta buena práctica se interrumpe la cadena de transmisión de la enfermedad, fomentando que el hospital sea un lugar de curación y no de propagación de la infección.

Las acciones oportunas implementadas han logrado detectar casos positivos a la infección por COVID-19. De acuerdo con la gravedad de cada paciente, se han internado a los más graves en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), los que necesitan monitoreo constante en las unidades de aislados del área de hospitalización y los casos que podían realizar un aislamiento domiciliario, se quedaron en sus casas. Todos ellos siempre siendo cuidadosamente supervisados por el área de Epidemiología. Incluso, la Unidad Domiciliaria – UDO está realizando el seguimiento en los domicilios de los pacientes que pertenecen a ese servicio.

El modelo Kan Ban de abastecimiento permanente de insumos médicos, permite contar con un plan de contingencias y de suministros básicos los cuales aseguran la atención de pacientes aun cuando se ven sobrepasada nuestra capacidad instalada de los centros. 

Además, se ha implementado estrategias de trabajo remoto a través del monitoreo a distancia, gracias a estas atenciones los pacientes tienen un control de sus síntomas y acceden a su medicación sin ser interrumpida, logrando que no afecte su tratamiento. Se ha iniciado con los pacientes crónicos, gestantes, psiquiátricos, reumatológicos, endocrinológicos y neurológicos; y se continuará ampliando a más servicios.

Se ha tomado en cuenta, también, la restricción de acceso de los pacientes regulares para evitar la transmisión de la infección; por ello, el Call Center se ha reforzado para atender la mayor demanda de información y se ha limitado el horario de visita a pacientes hospitalizados.

Estas estrategias se han podido implementar gracias al trabajo permanente de todo el personal asistencial y no asistencial que dan soporte en nuestro centro.