Enfermeras y obstetras frente al COVID19

Enfermería y Obstetricia son dos profesiones de la salud que han trabajado arduamente para que la población pueda contar con una atención adecuada en esta difícil situación que hemos afrontado. En el marco de la celebración del Año Internacional de los profesionales de Enfermería y Obstetricia, conmemorando el bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale y con el objetivo de resaltar su importancia profesional, te contamos los logros, avances y todo lo que se ha trabajado durante este tiempo de Emergencia Sanitaria desde la perspectiva de estas dos importantes profesiones.

Experiencia de enfermería

Nuestra calidad en la atención

La principal preocupación de la gestión de los servicios de enfermería no solo es una atención con conocimientos científicos, sino también una atención con calidad humana. Se busca que el paciente se sienta cómodo, que su entorno sea seguro y que la familia se involucre en los cuidados. El objetivo es brindar una atención holística, continua, oportuna y accesible.

Aylin Julca, supervisora de enfermería, comenta: “la institución nos brinda todas las herramientas necesarias para seguir creciendo, apuesta por nosotros y nos capacita continuamente tanto a nivel de gestión como asistencial. Además, el empoderamiento y el engranaje que se ha dado entre todos los equipos de las áreas hace que nuestra labor sea un placer realizarla.”

El modelo de gestión de enfermería se basa en la filosofía y ciencia del cuidado, es decir, empoderar a los pacientes sobre el autocuidado, conocimiento de sus signos de alarma y la participación de la familia para el cuidado al paciente. Todo esto se ha logrado, gracias a procesos claros en los que se ha trabajado, que tienen como resultado contar con un soporte correcto centrado en el paciente y que cuenten con los estándares de seguridad y calidad.

Nuestro modelo de atención centrado en el paciente hace la diferencia de otros centros de salud, nuestra infraestructura de primer nivel, mantenimientos continuos de los equipos biomédicos, la tecnología innovadora y sistema automatizado permite crear una trazabilidad en las atenciones, disminuir tiempos en gestión administrativas para dedicarlas a una atención directa con el paciente.

Estado de Emergencia

Hemos logrado con mucho esfuerzo la acreditación de la Joint Comission Internacional en nuestro Policlínico y en Unidad Domiciliaria, el reto de este año era lograr la acreditación del hospital. Se trabajó un plan muy bien elaborado para empoderar a los equipos y prepararnos para esta etapa, pero se presentó la Emergencia Sanitaria lo cual cambió de manera abrupta el camino hacia donde íbamos. Esta situación presentó la oportunidad de mostrar lo capaces y preparados que estamos para afrontar adversidades.

El plan de acción que se aplicó comprendía la preparación de flujos operativos, la planificación del equipamiento en las diversas áreas, el abastecimiento de materiales a usar, la implementación de infraestructura hospitalaria y las capacitaciones a todo el personal. Todos trabajando hacia una sola meta, salir adelante en la Emergencia Sanitaria.

Luego de organizar la parte logística y humana, se procedió a delimitar áreas para la atención de pacientes COVID, sin dejar de atender a pacientes que presentaban otras patologías. Se implementó los flujos de atención y se generó la activación del código ESPII (Plan de Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional, ESPII por sus siglas en inglés, contempla flujos, procedimientos y atención diferenciada- para prevenir la propagación de enfermedades infectocontagiosas). De esta manera se lograba un flujo correcto, continuo, sin cruces y sin poner en riesgo a nuestro personal o pacientes.

Todos estos procesos se han logrado gracias al trabajo que se ha venido realizando desde el 2014, un trabajo continuo que, a pesar de la inesperada y difícil situación que se ha presentado, se ha podido salir adelante con el trabajo en equipo, una metodología de trabajo definida, implementación de vanguardia, tecnología y una logística a tiempo.

Uno de los puntos más difíciles de sobrellevar en este tiempo fueron los pacientes hospitalizados por COVID19. Por protocolo estaban suspendidas las visitas de familiares, lo cual era un golpe bastante duro tanto para el paciente como para su familia. Se buscó una herramienta que los ayuden a estar más cerca a sus seres queridos y a la vez se fortalezca su salud emocional; como resultado se implementó un sistema de videollamadas. Esta acción se ha desarrollado como estrategia de comunicación con ayuda de la tecnología que tiene como finalidad una pronta recuperación del paciente.

Experiencia de obstetricia

El COVID19 es un evento adverso que hizo que nuestro servicio de salud sexual y reproductiva replantearan los procesos de atención para brindar una atención segura a nuestras gestantes.

La atención durante este período se realizó en base a 4 pilares: actividades, espacio físico, personal y familiares. Las actividades programadas fueron suspendidas. Se organizó un nuevo modelo de atención que priorizó el seguimiento a las pacientes de forma virtual, se trabajaron indicadores de actividades y de calidad de la atención. Los espacios físicos fueron divididos, se trabajó un triaje obstétrico diferenciado para la seguridad de nuestros pacientes, se adecuaron los espacios y los flujos de atención. Se hizo un seguimiento del estado de salud al detalle de cada profesional, además de brindar los equipos de protección adecuados para cada atención. Hubo modificación de turnos y horarios, así como también se dio soporte psicológico para el personal que lo necesitaba. Con los familiares se trabajó una nueva forma de brindar la información de los pacientes que se encontraban hospitalizados y, además, se implementó el sistema de videollamadas para mejorar la salud emocional.

La manera en que se trabajó este nuevo modelo de atención fue priorizando la salud de nuestras gestantes por medio de protocolos, normas y procedimientos que les brinden seguridad y calidad de atención. Se implementó el telemonitoreo para atención prenatal, planificación familiar, atención posnatal o puerperio, que permite hacer un seguimiento, control de los pacientes desde casa. Además, se creó una emergencia gineco obstétrica diferenciada COVID y NO COVID, en donde se hacía un tipo de triaje diferenciado para asignar a las pacientes al área que le correspondía.

Para las actividades, como el taller de Psicoprofilaxis obstétrica, contamos con la participación de nuestras gestantes y una obstetra encargada de dictar el taller. Esta coordinación y trabajo en conjunto es con el área de Admisión quién invita a las pacientes a participar, se realiza a través de la plataforma virtual MICROSOFT TEAMS. La respuesta de las gestantes fue positiva ante esta nueva forma de llevar sus atenciones.

El telemonitoreo se empezó en el mes de abril, se dio de manera progresiva con el objetivo de adaptarnos a la situación, reforzar procesos, protocolos, actualizar los números de contacto y en general, organizarnos para brindar una a buena atención en esta nueva coyuntura. Además, se atendieron más de 100 partos COVID desde el mes de mayo a octubre sin ninguna complicación, se brindaron todos los equipos necesarios que garanticen tanto para el personal de salud y para el paciente una atención segura.

Este año nos deja una nueva visión de estas profesiones, nos deja nuevos aprendizajes, un crecimiento tanto personal y profesional que nos dan un mejor nivel de adaptación a situaciones adversas que se puedan presentar en un futuro. La experiencia obtenida ha sido enriquecedora y a la vez ha sido una etapa difícil, el trabajo en equipo ha sido uno de los pilares más importantes en este periodo y el apoyo de la empresa ha sido fundamental en este proceso.

Nuestro reconocimiento por la contribución esencial que realizan el personal de enfermería y obstetricia a la salud de nuestros pacientes.