Fiestas navideñas en tiempos de COVID19

Estas fiestas navideñas no deben ser normales. Debemos recordar que estamos en plena pandemia y no podemos actuar como si no pasara nada. Celebrar las fiestas porque “tenemos que seguir haciendo nuestra vida” se traducirá en más hospitalizaciones y más muertes, especialmente de nuestros adultos mayores.

Las situaciones más peligrosas son reuniones sin mascarilla y en espacios cerrados con personas con las que habitualmente no convivimos. Es exactamente lo que sucede en las cenas de Navidad. Las reuniones en los hogares se están convirtiendo en la fuente más grande de transmisión del COVID19. Con las fiestas navideñas esto se podría agravar.

¿Cómo evitar el contagio?

  • Las compras de regalos te recomendamos que sean online o anticipadas para evitar aglomeraciones y reducir las posibilidades de llegar a la reunión contagiados.
  • Los intercambios de regalos se pueden hacer en espacios abiertos como parques y entre un número controlado de personas protegidos por mascarillas y guardando distancias.
  • Anula las comidas de empresas, amigos, compañeros de actividades, etc.
  • Favorece los paseos al aire libre como forma de socialización. Hay que cambiar el estilo de vida anterior donde sólo se entiende el intercambio social como el consumo de bebidas en un sitio cerrado y lleno de personas.
  • Cuando estamos en privado, debemos tomar las mismas precauciones que tomamos en público.

Debemos definir con anticipación un grupo burbuja permanente y cerrado en el que tengamos la seguridad que los demás miembros no están contagiados. Cuando se reducen los contactos sociales, el contagio baja. Y cuando nos relajamos, vuelven a subir. Tenemos que ser conscientes de los sacrificios que cada uno puede hacer y reducir la socialización todo lo que sea necesario para evitar más restricciones.

Durante las fiestas hay que estar DISTANCIADO físicamente y COMPROMETIDO socialmente. Siempre que sea posible debemos tratar de prevenir o reducir reuniones presenciales de personas no convivientes y potenciar las virtuales. Es decir, las cenas familiares no se deben hacer y si te saltas la recomendación debes de reconocer que estás comprometiendo su salud y la de los seres queridos.