Lo que debes saber de la Artritis

En el Perú cada año se diagnostican más de 100 casos nuevos con artritis reumatoide, además por cada seis mujeres con esta enfermedad hay un varón también afectado, dato muy importante si tenemos en cuenta que la artritis reumatoide es la más discapacitante de las enfermedades reumáticas.

Existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, entre las que se incluyen enfermedades que afectan los huesos, los músculos, las articulaciones y los tejidos que las sostienen.

¿En qué consiste esta enfermedad?

Artritis significa inflamación de una o más articulaciones del cuerpo. Una articulación es una zona en la que dos o más huesos hacen contacto y se mueven uno contra el otro.

Esta enfermedad es autoinmune en la que las mismas defensas del cuerpo atacan el recubrimiento normal de las articulaciones. En la artritis, la inflamación en el revestimiento de la articulación en los huesos conduce al daño de la articulación, especialmente del cartílago. Otras causas relativamente comunes de la artritis incluyen lesiones, alineación anormal de los miembros, infecciones, otras enfermedades autoinmunes distintas de la artritis reumatoidea y los depósitos anormales en las articulaciones.

No se sabe la causa de esta enfermedad, pero existen factores que coadyuvan a su aparición como los antecedentes hereditarios, genéticos, la presencia de bacterias y el estado emocional. 

¿Qué síntomas presenta?

  • Dolor articular, rigidez o hinchazón que puede ocurrir por las mañanas o después de actividad física.
  • Rango limitado de movimiento en la articulación o en la columna.
  • Sensibilidad y enrojecimiento de la piel alrededor de la articulación.
  • Bloqueo de la articulación o articulación que se traba con el movimiento.

¿Cómo es tratada?

El tratamiento para la artritis depende del tipo, la severidad y la ubicación del trastorno. Los tratamientos más usados son:

  • Medicamentos: los medicamentos bajo receta pueden reducir la inflamación y el dolor.
  • Terapia: la fisioterapia y el ejercicio pueden mejorar el rango de movimiento y flexibilidad mejorando la fortaleza ósea y muscular.