¿Qué debo hacer si tengo al cuidado un familiar sospechoso de tener COVID-19?

Si un familiar ha contraído coronavirus (COVID-19) o es sospechoso de tenerlo, y presenta síntomas leves, puede recibir atención médica en casa. Para poder atenderlo de manera segura, debes tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Indicaciones para el paciente

  1. El paciente debe estar en una habitación ventilada. Mantén las ventanas y las puertas abiertas.
  2. Reduce los espacios compartidos con el paciente, como la sala, el baño o la cocina. En caso de que necesite transitar por casa, debes tener una mascarilla. Además, las áreas deben estar ventiladas.
  3. Si tiene que acudir a un médico, debe usar una mascarilla simple durante todo el tiempo que este fuera de su casa. Si es posible, solicita una consulta médica en casa.
  4. El paciente debe lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón entre 20 y 30 segundos o utilizar gel antibacterial a base de alcohol, especialmente después de toser, estornudar o usar pañuelos desechables. Ten en cuenta que el gel antibacterial no reemplaza el lavado de manos con jabón.
  5. Mientras dure la enfermedad o presente síntomas, debe guardar estricto aislamiento en su casa, guardar reposo y evitar contacto con otras personas.
  6. No debe tener contacto con personas mayores de 60 años o personas con enfermedad cardiovascular, diabetes, enfermedad respiratoria crónica, hipertensión, antecedentes oncológicos, por 14 días.

 

Indicaciones para los cuidadores

  1. Limita el número de personas encargadas del paciente. La persona que lo atienda debe gozar de buena salud (no puede tener enfermedades crónicas).
  2. No se debe permitir el ingreso de visitas.
  3. Lávate las manos después de cualquier contacto con el paciente o su entorno inmediato.
  4. Utiliza una mascarilla médica simple bien ajustada que te cubra la boca y la nariz, sobre todo cuando te encuentres compartiendo un mismo espacio.
  5. Las sábanas, toallas, platos y cubiertos utilizados por el paciente no deben compartirse con otras personas. Después de su uso, lávalos con agua y jabón; evita mezclarlos con los de otras personas. No es necesario desecharlos.
  6. La ropa, toallas, ropa de cama y demás prendas no deben mezclarse con prendas de los demás familiares al momento del lavado.
  7. Desinfecta diariamente las superficies de uso cotidiano (mesa de noche, muebles de dormitorio).
  8. Limpia y desinfecta por lo menos una vez al día el cuarto de baño y el retrete.
  9. Los guantes, las mascarillas y cualquier otro desecho colócalos en un recipiente con tapa en la habitación del paciente y posteriormente elimínalos con los desechos infecciosos.
  10. Para eliminar los residuos, debes cerrar herméticamente la bolsa que los contiene, rocía con una solución de lejía (al 1%) y colócalas en otra bolsa. Al transportarlas, cuida que no se abran por ningún motivo.
  11. Los tachos de residuos deben ser lavados y desinfectados con solución de lejía (al 1%). Después de desinfectar el recipiente, lávate las manos con agua y jabón.
  12. Durante todo el proceso de recuperación mantén comunicación con el médico tratante o el personal sanitario calificado y sigue las instrucciones del tratamiento del paciente.