¿Quiénes son los Amigos de Kaelin?

¿Alguna vez te has cruzado en los pasillos, salas de esperas o puertas de ingreso del Complejo Hospitalario con amables personas que llevan un polo amarillo, un chaleco gris, una sonrisa de buenos días y la mejor predisposición para ayudarte?. Ellos son los AMIGOS DE KAELIN.

Los Amigos de Kaelin son un grupo de personas voluntarias que de manera desinteresada dedican su tiempo para ayudar a los demás. El objetivo de serlo es desarrollar actividades que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas, en nuestro caso de nuestros pacientes.

Cuando se habla de calidad de vida no solo es la ayuda económica o material que se pueda realizar, ayudar a llenar la carencia emocional en personas con falta de cariño, apoyo, comprensión o compañía es una tarea complicada pero que llena el alma del voluntario.

Todo Amigo de Kaelin posee estos valores:

  • Solidaridad: ayuda a quien lo necesita.
  • Altruista: actúa de manera desinteresada por quienes lo necesitan sin recibir ningún beneficio personal.
  • Voluntariedad: acción voluntaria, de libre elección. Demuestra con ella que quiere y ama a los demás, que se interesa y preocupa por su bienestar y felicidad.
  • Justicia: busca transformar la realidad injusta luchando, en la medida de sus posibilidades, contra las causas que la crean.

Una persona que dedica su tiempo a hacer voluntariado dice mucho de ella y su calidad humana. Es capaz de comprometerse con los demás y tiene la gran ambición de crear un mundo mejor, más solidario.

El voluntario sin darse cuenta es el que sale más beneficiado de toda su actividad. No solo porque hace un bien a su alrededor, recibe mucho más, aprende, entabla nuevas relaciones, se enriquece como persona al crecer en valores.

Trudy Morales, responsable de Amigos de Kaelin, resalta: “Ser voluntario es comprometernos a entregar mucho amor al prójimo y entregar parte de nuestro tiempo a los pacientes que nos necesitan. Me siento orgullosa de ser voluntaria, las 25 personas que lidero hacen su labor con mucha dedicación, esperando que los pacientes se puedan sentirse escuchados, comprendidos y reconfortados. El trabajo del voluntario no es remunerado no porque no haya dinero, si no porque la labor que desempeñamos no tiene precio, se da de corazón.”

VMT ADK - banner 2

Gracias a su apoyo desinteresado y vocación de servicio son para nuestra institución un pilar fundamental que nos permite seguir brindando una atención de calidad a nuestros pacientes.