Conociendo el trabajo social

Todos los programas de nuestro Complejo Hospitalario cuentan con una intervención interdisciplinaria de los profesionales de la salud, en donde el papel de la trabajadora social cumple un rol muy importante.

El trabajo social en el sector salud, es una labor de acompañamiento durante todo el proceso por el que esté pasando el paciente. Se encargan de detectar cualquier factor negativo que influya en su recuperación, orientan y asesoran sobre materia de acción social, previenen la aparición de situaciones de riesgo, intervienen para la inserción social y ayudan a desarrollar habilidades que favorecen a mejorar la salud.

Atención en el Complejo

Gloria Lovera, trabajadora social de nuestro Policlínico, brinda atención a pacientes vulnerables, personas que no tienen soporte familiar, vienen solos, gestantes que desconocen sus derechos, pacientes del programa de TBC, VIH y grupos de riesgo (gestantes adolescentes, adultos mayores, grupo de violencia familiar, entre otros). 

Gloria afirma: "trabajamos para educar, concientizar y ayudar al paciente a desarrollar sus habilidades, así como también realizamos acciones de promoción y prevención orientadas a la recuperación de la salud, mediante una labor interdisciplinaria."

En el programa de TBC y VIH, se evalúa el factor social del paciente, es decir,  se conoce su entorno, los riesgos sociales que se puedan presentar, problemas laborales, problemas familiares, etc. Se diagnóstica las necesidades del paciente para informar y orientar sobre las acciones a realizar para su bienestar.

Con las gestantes adolescentes se trabaja mucho el entorno familiar, la mayoría de pacientes proviene de una familia disfuncional, lo cual aumenta los factores de riesgos. Se educa a la gestante para que tenga conocimiento de sus derechos de salud y se le orienta sobre cómo desarrollar un vínculo positivo con su bebe en la crianza.

Los adultos mayores es un público vulnerable que presenta una alta tasa de casos de abandono moral,  enfermedades crónicas u otro tipo de enfermedades. Por ello, se decidió formar un taller donde comparten experiencias y se les enseñe sobre el cuidado de su salud con una terapia complementaria (musicoterapia, arte terapia, técnicas de respiración, etc.). Disfrutan de un espacio donde cada uno desarrolla sus habilidades de forma libre y les ayuda a mejorar su salud emocional.

 “Nosotros no somos solo un cuerpo físico, somos cuerpo mental y espiritual que influye en el entorno social y familiar. En el aspecto de salud somos un complemento a  la labor que hace el médico con la salud física”, comenta Gloria.

También, se realiza un trabajo en redes con instituciones de la comunidad, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la persona como ser humano, familia, comunidad y sociedad en general. Entre las instituciones tenemos al Centro del Adulto Mayor (CAM), Centros de Desarrollo Integral de la Familia (CEDIF), Centro de Emergencia Mujer (CEM), Centro Materno Infantil, iglesias de la zona que cuenten con albergues.