Una maternidad saludable y segura en tiempos de COVID19

Desde que inicio la emergencia sanitaria en el país, nuestro Hospital se organizó de tal manera que las gestantes no quedaran sin atención, los servicios de maternidad y los de salud reproductiva tuvieron que ser adecuadas de acuerdo con la contingencia, es así como se implementó el telemonitoreo y video conferencia. Para la atención presencial se requirió un manejo diferenciado, lo cual viene funcionando muy bien hasta la fecha. 

Desde el inicio de la pandemia se han atendido más de 1800 partos, algunas de ellas con complicaciones, las mismas que han sido manejadas por el equipo multidisciplinario de nuestro hospital, sobre todo aquellas que requirieron cama UCI.

Buscamos que las pacientes reciban la mejor atención. Para ello, se implementó dos áreas de atención: una para las pacientes que requieran atención COVID y otras que requieren atención NO COVID; esto se da en emergencia, hospitalización y sala de partos, cumpliendo con los flujos adecuados a fin de que nuestras pacientes puedan tener el mínimo de riesgo posible.

Es importante recordar las medidas de prevención para evitar el contagio y la propagación de la COVID19. Nuestros obstetras te dan algunas recomendaciones:

  • Lávate frecuentemente las manos con agua y jabón. Durante el embarazo las defensas bajan y son más vulnerables a adquirir enfermedades.
  • Evita tener contacto con personas con síntomas o enfermas de resfrío.
  • Asiste a tú control prenatal o telemonitoreo de acuerdo con la indicación del obstetra y/o ginecólogo.

Las gestantes constituyen un grupo de riesgo debido a su condición de inmunosupresión fisiológica, por ello merecen la mayor atención posible. Si son contagiadas tienen mayor probabilidad de presentar:

  • Complicaciones respiratorias que requieran cuidado intensivo en comparación a una mujer que no está embarazada.
  • Un parto prematuro por cesárea y que los bebés necesiten ser internados en la unidad neonatal.
  • Si presentan enfermedades subyacentes como diabetes, pueden estar a un riesgo alto de una enfermedad grave debido a la COVID-19.