Una vida saludable es posible

Un estilo de vida saludable es un conjunto de comportamientos o actitudes cotidianas, para mantener el cuerpo y mente de una manera adecuada tanto lo relacionado con la salud mental, la alimentación, la actividad física, la prevención de la salud, el trabajo, la relación con el medio ambiente y la actividad social.

Desde esta perspectiva, la Dra. Lupe Elescano, médico de familia del Complejo Hospitlario, afirma que los hábitos necesarios para llevar una vida saludable son los siguientes:

  • Mantener una alimentación sana, equilibrada y adecuada a tu edad

Una alimentación saludable se basa en recibir las 5 comidas al día, los nutrientes esenciales y la energía que necesitamos para mantener nuestra vitalidad.

  • Practicar ejercicio físico y evitar el sedentarismo

Realizar ejercicios es fundamental para llevar un estilo de vida saludable. Puedes practicarlos 30 minutos diarios de ejercicios durante 05 días a la semana, o 01 hora de ejercicios 03 veces por semana.

  • Dormir bien

Dormir al menos siete horas por noche aumenta los beneficios de tener un estilo de vida saludable y puede disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

  • Tener una higiene adecuada

El concepto de higiene no sólo se refiere al aseo y limpieza del cuerpo, sino también al ámbito doméstico y mantener nuestro entorno limpio y ordenado.

  • Evitar el tabaco y alcohol

Estas sustancias si se consumen sin control inciden de forma negativa en la salud.

  • Tener bienestar emocional

Cuidar de tu salud mental es tan importante como cuidar tu salud física. En todas las etapas de tu vida, el bienestar emocional, psíquico y social influye en cómo piensas, sientes y actúas.

Enseñar a los niños hábitos saludables, y que ellos los adopten como aspectos básicos de su vida, es la medida preventiva más eficaz para mantener una buena calidad de vida.