Uso de mascarilla en verano

Al empezar la pandemia una de las primeras recomendaciones que entregó la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue el uso de mascarillas. Esta medida tiene como objetivo cubrir la boca y la nariz, y evitar que, al hablar, toser o estornudar, se propague el virus a través de las gotitas o partículas de la saliva. A esto se sumaron otras medidas como mantener el distanciamiento social y el lavado constante de manos con agua y jabón.

Ahora que estamos en verano y las temperaturas han comenzado a subir, llevar las mascarillas puestas no es una tarea fácil, por lo que nuestro especialista en Dermatología, el Dr. Fredy Arostegui, nos brinda consejos para seguir cuidándonos durante este periodo.

La primera recomendación es el uso de mascarillas de algodón en esta época porque son las mejores toleradas para las personas en general o con alguna condición dermatológica de fondo. Además, este tipo de mascarillas son recomendadas en medios extrahospitalarios. Otro punto importante es la higiene, al momento de colocarte la mascarilla debes lavarte las manos y también luego de retirarla, así evitaremos alguna complicación en la piel.

También menciona que se debe evitar salir en el horario de mayor temperatura (12:00 a 16:00 horas) porque esto ayudará a evitar la sensación de calor o de ahogo que puede generar una mascarilla. A esto se suma la importancia de caminar por zonas con sombra e hidratarse bien.

El Dr. Arostegui, resalta: “el uso prolongando de mascarillas puede provocar problemas tales como acné, rosácea o dermatitis de contacto alérgica. Puede exacerbar problemas como dermatitis de contacto, dermatitis peri oral que es una forma de rosácea, acné y dermatitis alérgica. Si los presentas, consulta con un especialista.”

Cuida tu piel

Para cuidar la piel debes utilizar jabones suaves para la higiene diaria, como el de glicerina neutro o jabones Syndet (jabones sin jabón, agentes limpiantes con un pH parecido al de la piel, por lo que evita la alteración de la barrera protectora de la piel. Son ideales para las pieles delicadas y sensibles), también ayuda el uso de hidratantes faciales por la noche. Además, si vas a usar la mascarilla por mucho tiempo, el uso de pastas de óxido de zinc protege las áreas donde existe el contacto. Si los problemas persisten, es recomendable buscar ayuda médica.