Vacaciones útiles en pandemia

Debido a nuestro contexto actual debemos tener cuidado al seleccionar las actividades que sean más seguras para los niños. Es probable que muchas de las actividades que se realizaban los veranos anteriores no sean recomendables ahora. Por lo que, al hablar de esta nueva realidad con nuestros hijos, ellos puedan experimentar frustración, desilusión, enojo, tristeza; todo esto debido a las expectativas no satisfechas en nuestros pequeños y pequeñas.

Claudia Toro, Psicóloga clínica del Complejo hospitalario, comenta: “sostener emocionalmente al menor es primordial durante la expresión de emociones como la frustración o desilusión. Evitar frases como: ¡ya cálmate!, ¡deja de llorar!, ¡si sigues así te vas a tu cuarto! Acompañarlo y/o consolarlo con paciencia y tolerancia, procurar frases optimistas y proactivas que favorezcan el apoyo emocional y así poco a poco el menor comprenda la idea de que hay otras formas de pasar las vacaciones.”

¿Cómo organizarnos con los niños?

Es importante que en casa los padres o responsables elaboren en conjunto con los niños un horario para planificar sus actividades diarias. Así los niños tendrán una rutina que permita la mejora en la administración de los tiempos de toda la familia, además las rutinas favorecen el aprendizaje de las normas, mejora en su organización, autonomía y con esto último la autoestima.

Dicho horario debe considerar tiempos de alimentación, aseo, sueño y también considerar actividades lúdicas, actividades físicas, actividades artísticas. Entre estas tenemos: juegos de mesa, ver películas en familia, preparar algún postre por las tardes, ayudar en las tareas del hogar (limpiar su habitación, tender su cama, lavar los platos, apoyo en la preparación de alimentos), como jugar a la pelota, saltar la soga, jugar con globos, aprender una danza, jugar a las escondidas o esconder objetos para que ellos los encuentren, pintar con temperas, crayolas, colores, aprender a tocar un instrumento musical, clases de ejercicios online, entre otras. Muchas de las actividades lúdicas, físicas y artísticas pueden ser actividades para compartir con los padres o cuidadores de tal forma que con ello fortalecemos los lazos familiares. Si los pequeños manifiestan estar aburridos en algún momento de sus rutinas de juegos se les pueden orientar y animar para que ellos creen sus propios juegos y así fomentar su creatividad.

Los niños y videojuegos

El abuso de tiempo con los videojuegos pude traer diversas consecuencias negativas en los niños, entre ellas podemos mencionar: dificultad en las habilidades sociales, aumento del sedentarismo, fuga de atención y aumento de impulsividad. Lo mismo sucede con la televisión por lo que se recomienda una supervisión cercana de lo que el menor está viendo para regular el tipo de contenido al que está expuesto, sabiendo que no todos los contenidos son adecuados para las niñas y niños.

Recomendaríamos para su uso, que el tiempo sea limitado y alternado durante la semana para evitar una frecuencia diaria. También podemos aprovechar esta actividad para hacerla en familia.