Y tú, ¿Te mediste la presión arterial?

Uno de cada cuatro peruanos mayores de 40 años tiene hipertensión arterial, y entre el 50 y 60 por ciento de jóvenes y adultos que lo padecen desconocen su diagnóstico y que este mal puede ocasionar ataques cardiacos, derrames cerebrales y hasta la muerte.

¿Qué es la hipertensión arterial?

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias al ser bombeada por el corazón. La hipertensión es la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida.

La tensión arterial presenta 3 tipos:

Tensión Normal: Si es menor a 120/80 mmHg.

HTA Grado 1: Cuando la presión arterial se encuentra en el rango de 120/80 a 140/90 mmHg, se habla de una prehipertensión.

HTA Grado 2: Cuando la presión arterial supera los 140/90 mm/Hg se habla de una hipertensión avanzada.

Si bien la hipertensión arterial no presenta síntomas, se puede manifestar con dolor de cabeza, visión borrosa, mareos, zumbido de oídos, cansancio, pulso rápido, respiración corta.

La mayoría de los casos de no tienen una causa específica, sin embargo, se sabe que el riesgo de padecerla aumenta si hay factores asociados como: sobrepeso, obesidad, consumo de sal en exceso, diabetes, daño renal, falta de actividad física, edad avanzada o antecedentes familiares.

Debido a que no da síntomas muchas personas afectadas no saben que son hipertensas y son diagnosticadas cuando presentan problemas cardiovasculares, insuficiencia renal, daño ocular u otra complicación.

¿Qué recomendaciones debe seguir un paciente con hipertensión arterial?

 

VMT HTA banner 2_1

Recuerda que debes consultar a tu médico si:

  • Sientes mareos
  • Tienes fuertes dolores de cabeza
  • Tus cifras de presión son muy elevadas.

Si tienes entre 18 y 40 años, tu médico determinará la frecuencia con la que debes acudir a tu control. Si tiene más de 40 años, acude por lo menos anualmente a controlarte la presión arterial.

Cuidar tu salud y llevar un estilo de vida saludable es la única forma de conseguir, disfrutar y mantener una auténtica calidad de vida.